El Principio Jerárquico. Normativa (y II)

El RFC 2010, Operational Criteria for Root Name Servers (Criterios operativos para Servidores Raíz) de fecha octubre de 1996, es el que establece, indirectamente, los criterios seguidos para regular la estructura jerárquica de Internet.

El contenido de dicho RFC consiste en los requisitos técnicos que deben cumplir los Servidores Raíz, entre los que destacamos los siguientes:

1. El ordenador que contiene el Servidor Raíz no puede dedicarse a otras funciones que las encomendadas. La razón de ello consiste en la búsqueda de la mayor seguridad posible. Cuantos más servicios preste un ordenador, más proclive será a los ataques externos.

2. Deberá mantener su reloj sincronizado mediante el protocolo oficial de Internet para dicha función (protocolo NTP). Ello asegura que todos los Servidores Raíz mantienen la misma hora, lo cual es necesario para labores de control y mantenimiento.

3. Se albergará en un lugar físicamente seguro, con acceso restringido al mismo. En la práctica implica su radicación en un edificio de alta seguridad construido con medidas contra situaciones sísmicas, de incendio e inundación.

4. Utilizará el método iterativo para responder a las peticiones. Los ordenadores a los que encamine podrán utilizar el método recursivo. Diferenciábamos en el anterior artículo entre los métodos iterativo y recursivo. El Servidor Raíz siempre dirigirá las peticiones a un segundo ordenador, con lo que se asegura la limpieza del contenido caché del Servidor Raíz.

5. Mantendrá unas medias de velocidad de respuesta (5 milisegundos) y de resolución por segundo (1.200 solicitudes/segundo). Es obvia dicha necesidad ante el crecimiento de Internet, habiéndose calculado en su momento por encima de las necesidades de entonces.

No entra dicho RFC a regular el territorio geográfico donde radican los trece Servidores Raíz (diez en EE.UU., uno en Japón, Reino Unido y Suecia), habiéndose adoptado las localizaciones mediante acuerdos de la comunidad de Internet.