Los controles del Poder: Los derechos del internauta (VIII)

Mencionábamos que la privacidad como derecho, se extiende a los supuestos del correo electrónico. En abstracto, este derecho también es uno de los derechos fundamentales del internauta. Sin embargo, la privacidad del correo electrónico tendrá los siguiente límites:

1. El correo electrónico generado en ámbitos de la empresa, puede ser controlado, verificado, bloqueado y borrado por parte del empresario y contra sus trabajadores. Toda la jurisprudencia y todas las legislaciones tienden a igualar el tratamiento entre un correo electrónico y un correo normal derivado de la burocracia empresarial. Por ello, el empresario tiene el derecho a monitorizar el correo que surge dentro de su ámbito, así como a despedir a quien dedica tiempo de trabajo a un uso privado de bienes de la empresa.

2. El contenido de dicho correo electrónico.

El Derecho moderno se halla acostumbrado a regular las comunicaciones postales, telegráficas y telefónicas, así como a decretar el derecho a su inviolabilidad salvo por orden judicial. Por tanto, la regulación del correo electrónico no está produciendo excesivos problemas dada la posibilidad de aplicación analógica de un medio ya existente a un medio virtual.

No obstante, existe una diferencia esencial entre ambos correos, el físico y el electrónico: un correo físico puede contener objetos y mensajes ilícitos, pero un correo electrónico sólo puede contener mensajes ilícitos.

Y, para comprobar la ilicitud de un mensaje, previamente hay que violar el derecho a la inviolabilidad de las comunicaciones. No hay paquetes "sospechosos" por su olor, tamaño o lo explorado en un scanner. Todos los mensajes electrónicos son idénticos salvo su tamaño, dada la imprescindible homogeneidad de los protocolos.

La solución a tal problema se logra al igual que en las comunicaciones telefónicas: exigiéndose una orden judicial que obligue la monitorización de una cuenta de correo determinada. Esto es, ordenando al ISP (proveedor de servicios de Internet) el control de determinada dirección de correo electrónico. La ejecución de la orden judicial puede ser inmediata si nos encontramos con un ISP en el mismo Estado. Pero en los casos más frecuentes esto no es así, convirtiéndose entonces en un proceso largo e incluso de resultado incierto.

Este es uno de los campos donde se requiere una mayor colaboración entre Estados, en el control de los contenidos ilícitos.