Presupuestos de hecho: La existencia de una comunidad (I)

El Derecho no existe sin unos sujetos a los que se destina y cuyos comportamientos regula. El Derecho son «las reglas de juego» de una comunidad.

Las reglas de juego siempre se han marcado para tener aplicación dentro del territorio del Estado que las dicta. En esto consiste el denominado principio de territorialidad.

El Derecho ha ido admitiendo excepciones, construyendo casuísticamente el principio de extraterritorialidad del que un ejemplo es la persecución internacional de determinado tipo de crímenes.

Ahora comienza a existir un lugar nuevo, desaparece el territorio y se construye una red topologica, existe un cuasi infinito tablón de anuncios en los que incluso pueden realizarse transacciones.

La Comunidad realiza dos acciones básicas en Internet:

1. Comunicarse.

2. Transacciones económicas.

Por tanto, la existencia del Derecho de Internet comienza a relacionarse con conceptos jurídicos ya existentes de dos partes importantes del Derecho:

1. Las relacionadas con la comunicación: derecho a la libre expresión y a recibir una información veraz, derecho al honor y el derecho a la privacidad.

2. El Derecho de los negocios, esto es, el Derecho mercantil.

No obstante, los conceptos jurídicos tradicionales deben convenientemente retocarse ante la aparición de este gigantesco tablón de anuncios puesto que existe una gran parte de información que se obtiene más allá de las fronteras territoriales.

La Comunidad se organiza por sí misma, surge espontáneamente, buscando un comportamiento homogéneo «correcto». Son los actos de mera cortesía, la denominada «netiqueta», conjunto de normas escritas sobre lo que debe ser el comportamiento educado.

El RFC (Request For Comments) nº 1855 -ya explicaremos lo que son los RFCs- enumera las normas de etiqueta de la Red, que no son de obligatorio cumplimiento pero sí de elegancia personal.