Contestación de la revista cultural Quimera a la SGAE

Para el uso que puedan hacer otros compañeros letrados en defensa de sus clientes por demandas por atentado contra el honor interpuestas por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), hago público dentro de los procedimientos libres la contestación a la demanda que ha presentado la revista cultural Quimera en el procedimiento interpuesto por la SGAE contra la misma.

El núcleo del procedimiento consiste en valorar si el artículo "La Horda de los Gestores" firmado bajo el seudónimo de Trebor Escargot, supone un atentado contra el honor de la SGAE o si, por el contrario, se trata de un ejercicio de la libertad de expresión utilizando el clásico género del periodismo satírico en pro de una sana y necesaria crítica de una institución relevante en el mundo de la cultura.

Para poder valorar adecuadamente la línea entre ambos derechos, la contestación analiza en primer lugar el contexto general en el que se escribe el artículo, y dado que éste hace referencia al canon, se describe también el contexto particular consistente en la actual conflictividad jurídica y debate en la opinión pública del mismo.

En lo que respecta al honor de la SGAE, se expresa al Juzgado una duda: si el artículo realmente atenta contra el honor de la demandada o si simplemente sintetiza lo que es vox populi. Para ello se describen el fenómeno del Google bombing, del que se levanta acta notarial, el sistema de voto y reparto de los derechos (sólo puede votar menos del 10 por ciento de los autores) y la condena que la SGAE sufrió por parte del Tribunal de Defensa de la Competencia en fecha 25 de enero de 2002, finalmente ratificada por el Tribunal Supremo mediante auto de inadmisión del recurso de la SGAE en fecha 15 de junio de 2006, donde los tribunales resolvieron probada una conducta de explotación por la que la SGAE fue condenada:

No teniendo la SGAE competidor alguno, más bien parece que su actuación le ha permitido la explotación de un colectivo tan esencial para el funcionamiento del mercado como es el de los que inician la actividad.

Frente a las alegaciones de la demandante de hallarse sometida a auditoría, se pone en conocimiento del Juzgado que siendo ello cierto, la auditoría no alcanza a analizar los mecanismos utilizados para el cálculo de los derechos de cada autor, habiéndose negado la SGAE a entregarlos al Juzgado de lo Mercantil número 1 de Alicante en el procedimiento ordinario número 172/2005, a pesar de haber sido admitidos como prueba.

Como interesante para mis compañeros en procedimientos análogos, les recomiendo copien y peguen en sus contestaciones a la demanda el primero de los hechos, lo que consideren oportuno del segundo, y la jurisprudencia constitucional de los Fundamentos Jurídicos, que si bien es breve, es la aplicable a los casos en que el contenido dubitado es de relevancia pública, como pública también es la actividad de la institución criticada. Las sentencias que se citan son ignoradas por la SGAE en su demanda, quien evita indicar que la libertad de expresión alcanza su cota más alta en este tipo de casos.

El primero de los hechos se estructura en los siguientes apartados:

1. El contexto general en el que se escribe el artículo.
1.1. Situación internacional de los derechos de autor.
1.2. Situación europea de los derechos de autor y entidades de gestión.
1.3. Crisis del modelo tradicional y nacimiento del modelo Copyleft.
1.4. Las actividades de la demandante.
1.4.1. Condena a la actora por explotar a los que inician la actividad.
1.4.2. Situación de los socios de la SGAE. Sistema de voto. Sondeos. Alcance de las auditorías.
1.4.3. Disposición por la SGAE de derechos no disponibles por los autores.
1.4.4. Judicialización por la SGAE de la crítica efectuada por los particulares.
1.4.5. Sistemática calificación por la SGAE como “piratas” a quienes ejercen un derecho.

2. Contexto particular: el canon.
2.1. Ausencia u ocultación de datos por parte del Estado Central.
2.1.1. Ocultación del Ministerio de Cultura al Consejo de Estado.
2.1.2. Ocultación por el Ministerio de Hacienda.
2.2. Peticiones de exención del canon no aceptadas por el Estado.
2.2.1. Por el Consejo General de la Abogacía Española al Ministerio de Justicia.
2.2.2. Derecho de petición ante el Ministerio de Cultura.
2.3. Otra lucha jurídica en contra del canon en los soportes digitales.
2.4. La lucha mediática.

3. Conclusiones al contexto general en el que se escribe el artículo “La Horda de los Gestores” (adáptese a su caso concreto).

En el segundo de los hechos, la redacción relevante para otras contestaciones a la demanda en casos similares consiste en el estudio del término "pirata" y cómo se ha degradado la acepción de dicho vocablo al ser utilizada por la demandante de una manera generalizada para conductas que los tribunales están señalando no constituyen delito alguno. La demanda contra la revista cultural Quimera sólo incorpora las acepciones del Diccionario de la Real Academia que le interesan a la SGAE, llegando incluso a seleccionar en algún caso sólo 2 de las 11 posibles acepciones. En este sentido, la selección más llamativa es la de "grupo armado" al hablar de "banda" y donde me permito la única licencia irónica de la contestación, puesto que la SGAE se encarga de la protección de los músicos, que se suelen agrupar en bandas y que, este letrado conozca, no suelen portar armas.

Se recomienda para casos similares ser exhaustivo y recoger en la contestación todas las posibles acepciones del DRAE, incidiendo en la antes mencionada degradación social que el término "pirata" ha alcanzado dada la sistemática criminalización por parte de campañas institucionales de conductas que los tribunales están declarando no son constitutivas de delito.

Otros apartados de la contestación a la demanda son específicos de este proceso, por lo que difícilmente serán utilizables en vuestros procedimientos. Su contenido consiste en un análisis del artículo controvertido.

Disponéis de copia de la contestación en el enlace sobre libertad de expresión de los procedimientos libres, donde además podéis hallar todo lo relativo a la interposición de demandas contra el canon, la defensa de la música Copyleft y el caso Sharemula (sobre defensa de webs de enlaces en trabajo compartido con David Bravo).