La Topología de Internet: el nuevo Territorio (V)

El equivocado reparto de las direcciones IP

Para que pueda producirse una conexión a Internet, nuestro ordenador debe cumplir las normas técnicas de Internet y, entre ellas, la de suministrar un IP correcto, esto es, que cumpla los estándares de lo que un IP debe ser.

Actualmente, una dirección IP es un conjunto de cuatro números pues está en uso la versión IPv4 (IP version 4). Debido a la expansión que está sufriendo Internet, se está estudiando el cambio a un sistema de seis números de IP (IPv6) también llamado IPng (IP Next Generation). Este previsto cambio se debe también a las injusticias y errores sufridos cuando se diseñó el sistema de números IP.

Para comprender esto, debemos primero explicar cómo es una dirección IP y las clases de direcciones de IP que existen.

Una dirección IP es un número digital de 32 cifras. Dado que cada cifra puede tener un valor de 1 ó 0, el total de combinaciones equivale a 232, de lo que resultan 4.294.967.296 direcciones IP. Cuatro mil doscientos millones de ordenadores conectados entre sí (recordemos que cada uno tiene que tener un número diferente) parecía una cifra razonable cuando en 1981 se diseñó el vigente IP y nada hacía prever la expansión de Internet.

Para hacerlo más comprensible que un número digital de 32 cifras, la dirección IP se anota en un sistema decimal de cuatro números separados por puntos, siendo el primer IP el 0.0.0.0 y el último el 255.255.255.255. La traducción se realiza de la siguiente manera: 232 = 28 · 28 · 28 · 28, por lo que cada uno de los cuatro números tendrá 256 (resultado de 28) posibilidades. De ahí los números 0 a 255 de la anotación decimal.

De los cuatro números, el primero 0.x.x.x, el primero y segundo 0.0.x.x o del primero al tercero 0.0.0.x se asignan a un número de red, permitiendo que ese IP asigne los restantes números a sus direcciones locales. De aquí surgen las clases de dirección IP, según cuántos números designan el número de red y cuántos ordenadores puede cada clase albergar.

Podemos explicarlo mediante una analogía con los códigos postales: 28 corresponde a Madrid, 28100 corresponde a Alcobendas. 28 es el indicativo de provincia, 281 el indicativo de una población dentro de una provincia. Pero, mientras que en los códigos postales el código provincial es siempre de dos dígitos, en los números IP el código "provincial" podría ser de 1, 2 o 3 dígitos.

Es obvio que si el código asignado es 28 los números posibles son desde 28000 hasta 28999, mientras que para el código 281 sólo son posibles desde 28100 hasta 28199.