La Topología de Internet: el nuevo Territorio (IV)

El Ordenador del Usuario

Unicamente podemos analizar el Derecho de Internet si conocemos la base física que debemos regular. Haciendo analogías, podemos manifestar que sólo desde el conocimiento de lo que es una persona, puede regularse el delito de homicidio para diferenciarlo del delito de aborto o de los delitos de profanación de cadáveres; sólo desde el conocimiento de lo que es una letra de cambio o de lo perecedero de ciertos productos puede construirse una "Lex Mercatoria".

En este sentido, el primer lugar (y más cercano a nosotros) que encontramos en la topología de la Red es nuestro ordenador. Existen dos aspectos relevantes para el Derecho de Internet directamente relacionados con nuestra terminal:

1. El número IP asignado al mismo, compuesto actualmente por cuatro juegos de números, cuya modificación se está llevando hasta seis.

2. La naturaleza de los programas que se ejecutan en el ordenador, lo cual nos obligará a tratar sobre el Open Source Code.

El número IP.

Imaginemos la red telefónica. Todo aparato tiene asignado un número pero también existen centralitas, que tienen asignados varias líneas externas y varias extensiones internas. Los números han ido creciendo, según las necesidades existentes en un país. Así hemos visto recientemente la necesidad de incorporar al número local el prefijo antes provincial, lo que no es más que la continuación de lo ya ocurrido desde que los números locales contaban con dos dígitos (por ejemplo, el número 25 de Potes -Cantabria- era el hotel).

En Internet, la estructura numérica se rige bajo los mismos principios, cada ordenador permanentemente conectado a la Red tiene un número fijo asignado. No obstante, aquéllos ordenadores que se conectan intermitente u ocasionalmente a Internet, no necesitan de un número estable.

Así, se diferencian dos sistemas de conexión a Internet, cuya analogía con las centralitas telefónicas nos hará comprender mejor el concepto:

1. Sistemas en los que el número IP es siempre el mismo (equivale a nuestro teléfono fijo en el domicilio). Es el denominado IP estático.

2. Sistemas en los que el número IP varía cada vez que nos conectamos a Internet, siendo dicho IP asignado por nuestro ISP en cada conexión, lo que equivale a la línea que nos asigna una centralita telefónica cuando marcamos el prefijo solicitando línea externa. Se denomina IP dinámico.